Pequeña historia del “Naranjo fantástico de Robert-Houdin”

Robert-Houdin copia

Robert-Houdin

Robert-Houdin Naranjo

La representación de la idea de poder hacer brotar frutos de la tierra a voluntad es muy antigua y responde al deseo de tener control (Poder) sobre el Tiempo, las Estaciones y los cambios climáticos. El dominio sobre todo ello garantizaría a la humanidad sus cosechas y por lo tanto, el alimento. Y con la subsistencia garantizada, se conseguirían abolir grandes preocupaciones universales como el hambre, las enfermedades y muchas calamidades.

La sola idea de imaginar que la humanidad se podría ahorrar serias desgracias, nos reconforta y produce bienestar y, porque no, felicidad.

No es en vano que esta idea inicial quede reflejada en un árbol. El árbol y su imagen tienen potentes significados. El árbol representa la unión entre el cielo y la tierra, los periodos estacionales de la vida y de la muerte. En el árbol convergen los cuatro elementos: el agua que circula por su savia, la tierra en sus raíces, el aire en sus hojas y el fuego aparece de su frotamiento. También comunica los tres niveles del cosmos: el subterráneo, el terrestre y el celeste.

Juan y Naranjo 2

Juan Tamariz en el museo de la Magia de París cuando se exhibieron los autómatas y accesorios mágicos de Robert-Houdin pertenecientes a colección de Christian Fechner.

Es por todo esto que el árbol está presente en todas las culturas, mitos y religiones: En el Génesis es el Árbol de la Sabiduría. Para los Hindús es el Árbol de Açvattaha, para los Persas el Haoma y en el jardín de las Hespérides encontramos el árbol de las manzanas de oro… Cada religión o tradición le otorga un significado distinto. Los celtas, por ejemplo, lo asocian con el amor, los griegos con la fertilidad y los hebreos con la sabiduría.

Juan y Naranjo

Y por si no fuese suficiente esta elevada carga simbólica del árbol para ser el protagonista absoluto de un precioso juego de magia, puedo añadir que las correspondencias alquímicas de color del árbol son los colores de los naipes: negro para las raíces, blanco para el tronco y rojo para la copa.

Así que, sobre esta ancestral imagen, presente en el inconsciente colectivo, es donde se recrea esta hermosa y visual ilusión.

Veamos ahora su recorrido a lo largo de los siglos hasta que llegó a las manos de Robert-Houdin (1805-1871) quien, con su preciosa versión, llevó a la cumbre este juego.

La genealogía de este árbol se remonta a la época de Ludovico Pío, hijo del emperador Carlomagno y de Hidegarda de Suabia que reinó entre el año 814 y el 840 con el nombre de Luís I y el apodo de “piadoso”, cuando un físico judío llamado Zedekiah le mostró un jardín lleno de flores y frutos en pleno invierno.

Nadie podrá saber jamás si esta impresión se sumó al ataque de pánico que sufrió durante un eclipse solar que le provocó la muerte.

En 1731, Gentelman Magazine describe un manzano que exhibía Isaac Fawkes en la barraca que montaba en la famosa feria inglesa Bartholomew Fair (obra de su colaborador y relojero Christopher Pinchbeck). La revista explicaba que el árbol florecía y que daba un fruto en un minuto.

En 1746, 1747 y 1751 El Paisano del Norte de Holanda presentó un “Florero Filosófico” en las ferias de París y Saint-Germain. Este árbol crecía a la vista de todos sobre la mesa, seguidamente florecía y después de sus flores brotaban espléndidos frutos maduros y listos para comer.

De 1783 a 1786 actuó en París Giuseppe Pinetti, el mago más famoso de la segunda mitad de siglo XVIII, y obtuvo un gran éxito con gran parte del repertorio del Paisano del Norte de Holanda entre el que se encontraba “El Bouquet Filosófico”.

En 1822 actuó en Londres el mago francés Cornillot que se reconocía como discípulo y sucesor de Pinetti y lo incluyó en su programa con el nombre de “El jardín encantado”.

Seguramente Robert-Houdin compró el autómata a Cornillot y su curiosidad por él podría habérsele despertado después de leer su descripción en la obra de Decremps que en aquellos días era muy conocida.

Robert-Houdin

Con su gran habilidad Robert-Houdin construyó una verdadera joya: “El Naranjo Fantástico”. Un mecanismo perfecto que mejoraba el efecto y una exquisita presentación.

En la versión de Robert-Houdin, el Naranjo actúa en el momento de la aparición de un anillo que le han prestado al mago y que ha hecho desaparecer. Es el juego llamado “el anillo de boda”: un anillo prestado es envuelto en un trozo de papel, que podía ser el propio programa del espectáculo, y después, aislado en una bolsa de papel, se destruye a martillazos. Cuando se abre la bolsa, el envoltorio del anillo son ahora una serie de sobres uno dentro del otro y en el último, aparece el anillo intacto. Pero el juego no acaba aquí. En su segunda parte, se vuelve a repetir el proceso desde el principio pero el anillo aparecerá esta vez colgado de una cinta que lleva al cuello un pequeño canario vivo que ha aparecido dentro de un huevo que el mago ha hecho aparecer de la nada…

En la presentación de Robert-Houdin, desaparece el anillo prestado dentro de un precioso pañuelo. Entonces, el Naranjo florece y de la flor de azahar brotan naranjas verdaderas y de una de ellas, surgirán dos pequeñas mariposas que, volando, devuelven el pañuelo con el anillo sujeto con una cinta a su propietaria. ¡Una belleza!

Como llegamos tarde a la función de Robert-Houdin, podemos ver aquí la versión del gran Paul Daniels

Si quieres saber más sobre este efecto y sobre Robert-Houdin, te recomiendo leer:

R.Houdin libro abierto                      Confidencias

Los preciosos 4 volúmenes que escribió Christian Fechner sobre Robert-Houdin. Además se acompañaban con un DVD con una recreación de los actos más relevantes y el funcionamiento de los autómatas que aún se conservan de Robert-Houdin,

 Confidencias de un prestidigitador, la autobiografía de Robert-Houdin que podrás encontrar en las tiendas de magia.

KONICA MINOLTA DIGITAL CAMERA

 Y si quieres poseer uno de estos mágicos arbolitos puedes contactar con Xavier Tapias.

¡Que lo disfrutes!