Pequeña historia del “Naranjo fantástico de Robert-Houdin”

Robert-Houdin copia

Robert-Houdin

Robert-Houdin Naranjo

La representación de la idea de poder hacer brotar frutos de la tierra a voluntad es muy antigua y responde al deseo de tener control (Poder) sobre el Tiempo, las Estaciones y los cambios climáticos. El dominio sobre todo ello garantizaría a la humanidad sus cosechas y por lo tanto, el alimento. Y con la subsistencia garantizada, se conseguirían abolir grandes preocupaciones universales como el hambre, las enfermedades y muchas calamidades.

La sola idea de imaginar que la humanidad se podría ahorrar serias desgracias, nos reconforta y produce bienestar y, porque no, felicidad.

No es en vano que esta idea inicial quede reflejada en un árbol. El árbol y su imagen tienen potentes significados. El árbol representa la unión entre el cielo y la tierra, los periodos estacionales de la vida y de la muerte. En el árbol convergen los cuatro elementos: el agua que circula por su savia, la tierra en sus raíces, el aire en sus hojas y el fuego aparece de su frotamiento. También comunica los tres niveles del cosmos: el subterráneo, el terrestre y el celeste.

Juan y Naranjo 2

Juan Tamariz en el museo de la Magia de París cuando se exhibieron los autómatas y accesorios mágicos de Robert-Houdin pertenecientes a colección de Christian Fechner.

Es por todo esto que el árbol está presente en todas las culturas, mitos y religiones: En el Génesis es el Árbol de la Sabiduría. Para los Hindús es el Árbol de Açvattaha, para los Persas el Haoma y en el jardín de las Hespérides encontramos el árbol de las manzanas de oro… Cada religión o tradición le otorga un significado distinto. Los celtas, por ejemplo, lo asocian con el amor, los griegos con la fertilidad y los hebreos con la sabiduría. Leer más

Te quiero más que a mi magia: La vida amorosa de los magos

Te quiero más que a mis ojos
te quiero más que a mi vida
más que al aire que respiro
y más que a la madre mía.

Esta es la conocida letra de la conocida copla, “Y sin embargo te quiero” de Antonio Quintero, Rafael de León y Manuel Quiroga. Cuando estos grandes maestros la escribieron no estaban pensando en la Magia pero esta rotunda y apasionada declaración de amor bien podría ir dirigida al Arte de la Ilusión si proviniera de un mago.

La Magia, el mago y su pareja forman un trío amoroso que suena más o menos afinado a lo largo de la relación. Pero como bien recoge otra famosa copla del saber popular, “es muy difícil querer dos mujeres a la vez”…

Los magos, con su “corazón partío” y a lo largo de la historia, han imaginado, inventado y creado fabulosas ilusiones. Y si las mejores canciones de todos los tiempos se las denomina “standars”, a los mejores e insuperables juegos de magia se los cataloga como “clásicos de la Magia”, es decir que, difícilmente se nos ocurrirían a cualquiera de nosotros. Dicho así puede sonar a que nada ni nadie puede igualar la imaginación de un mago. Quizá en su arte nadie les supere, pero en asuntos del palo de corazones… ¡es otro cantar! y algunas conquistas y trifulcas amorosas de algunos magos han superado la ficción y a su propia gran imaginación. Leer más

Cornucopia

fortunaLa Magia, con sus juegos, hace realidad los deseos universales y uno de los más extendidos en esta época, es superar la crisis.

Para terminar con los equilibrios monetarios de cada mes soñamos con poder hacer realidad “La lluvia de plata”, en poder convertir papeles en billetes y en transformar un billete en otro de más valor… pero la práctica más extendida es quizás entrar en los templos de Tique de los tiempos modernos (las administraciones de loterías y otros lugares de juego intentar) para cambiar nuestra suerte con los juegos de azar.

Tique (la diosa Fortuna) es una de las hijas de Zeus y a la que su padre le ha dado el poder de decidir cuál será la fortuna de cada uno de los mortales. Para ello, amontona dones sobre algunos ellos con un cuerno de la abundancia, y a otros, les priva de todo lo que poseen.

Leer más